www.hudaelislam.org

     Links Media Athan Rrecitación del Corán

Portal de Islam: El pensamiento de Schuon

 

- El pensamiento de Schuon en su libro "Comprender al Islam" -

Por
María Jesús López
Charif Dandachli
 

Dios es la luz de los cielos y de la tierra

El Islam, religión que ha levantado pasiones opuestas y un sinfín de ideas a favor y en contra, fue puesto a lo largo de los siglos, bajo la lupa de sus adversarios con el fin de encontrarle un punto débil para poder despojarlo de su fuerza espiritual y de su poder de creencia.

Utilizaron toda clase de artimañas y toda la metodología a técnica a su alcance, sometiendo a estudio sin ningún n respeto al Corán, su libro sagrado, el comportamiento de su profeta y el de sus compañeros, analizando palabra por palabra todo lo que se dijo y se ha hecho sin que en ningún momento tengan en cuenta su posible procedencia divina.

En el otro extremo y en el último medio siglo se observa la aparición de autores e Investigadores en los que mejora el tono y métodos de los escritos de los orientalistas, tanto en Europa como en Amé rica, aunque una minoría de orientalistas no parecen haber abandonado por completo sus prejuicios. En conjunto, los estudios sobre el Islam y el mundo islámico muestran una creciente apreciación del pensamiento islámico y del propósito de los musulmanes, y la vieja tendencia, consciente o subconsciente, a distorsionar la imagen del Islam ha desaparecido casi por completo de los estudios orientalistas serios.

Dentro de esta nueva tendencia encontramos a Schuon que logró captar el significado espiritual del Islam profundizando en su pensamiento y esencia mostrando en sus escritos el aspecto esotérico del Islam, su religión.

A través del libro "Comprender el Islam" de este autor, vamos a tratar de analizar la visión que tiene sobre el Corán y sobre otros aspectos fundamentales del Islam.

En primer lugar debemos exponer que Schuon se enfrenta a la idea, agitada siempre por los críticos y orientalistas de que el Islam, se propagó por la espada, reafirmando que la persuasión desempeñó un papel más importante que la fuerza. Sin embargo reconoce que la fuerza es necesaria para violentar a los irresponsables en su propio interés, ya que esta fuerza es utilizada con miras a la afirmación y la difusión de una verdad vital.

Para Schuon el Corán tiene un carácter sobrenatural; a partir de esta afirmación el autor nos explica su concepción del tema, acercándonos a su pensamiento…"Como el mundo, el Corán es uno y múltiple a la vez. El mundo es una multiplicidad que dispersa y divide; la del Corán reúne y conduce a la unidad. La multiplicidad del Libro sagrado -la diversidad de palabras, de frases de imágenes, de relatos- llena el alma y después la absorbe y la transpone imperceptiblemente, mediante una especie de ¨astucia divina¨, en el clima de la serenidad y lo inmutable..." así que para él el Discurso revelado tiene la virtud de acoger en sí una tendencia que cambia el sentido de su movimiento gracias al carácter celestial de su contenido y de su lenguaje.

El Corán es sagrado, y lo sagrado en primer lugar se vincula al orden trascendente. En segundo lugar posee un carácter de certeza absoluta y en tercer lugar escapa a la comprensión humana.

Para Schuon el Corán es una expresión fulgurante y cristalina de lo que es " sobrenaturalmente natural " al hombre es un "discernimiento" (furqan 0Ñ^Çä ) y una "advertencia" (dhikra ßÑì ) y "luz" (nur äæÑ )en las tinieblas de nuestro exilio terrenal.

Doctrina, normativa y magia divina, son los tres elementos necesarios para la comprensión del Corán.

La doctrina sobre Dios es el punto clave del Corán, en el que se afirma la existencia de Dios sin discusión. La normativa describe las vicisitudes del alma y por último la magia divina, es decir su poder misterioso, hace referencia al poder de la recitación del Corán. Ibn Arabi cita en su "Risalat al Quds ÑÓÇáÉ Çá^ÏÓ " el caso de los sufíes recitando el Corán sin cesar, llevándoles a un estado espiritual irrealizable si no hubiese detrás de esta recitación un poder mágico.

Los orientalistas occidentales tradicionales sometieron al Corán a un amplio análisis lingüístico, literario e incluso geográfico en su afán de desacreditarlo, sin tener en cuenta en ningún momento el carácter de su espiritualidad. Sin embargo Schuon no cree que su forma literaria pueda tener mayor importancia. Este autor lo considera como un libro sagrado en el que la magia radica en su espiritualidad en su mística y su verdad psicológica. Lo califica, como a cualquier escritura sagrada, de un libro cerrado aunque esté abierto para aquel que intenta comprender las verdades elementales de la salvación.

Una de las razones por la cual los occidentales -según Schuon- tienen dificultades para apreciar el Corán y su duda en que este libro contiene o no, algo espiritual, reside en el hecho de que ellos buscan en su texto un sentido inmediatamente inteligible.

El Corán no es un libro de exposiciones detalladas de una doctrina, más bien consta de relatos históricos y simbólicos. Schuon considera que sus personajes podrían estar en nosotros mismos y que los profetas muestran nuestro intelecto y nuestra conciencia.

Su mensaje es el de la creación. Si el universo es dado a la percepción de los sentidos, el Corán es ese mismo universo ofrecido ahora a la facultad con la que se distingue el ser humano: el entendimiento.

Schuon piensa que el oriental saca muchas cosas de pocas palabras y hace referencia a unas ayas del Corán para demostrar su punto de vista, sacando el musulmán de estos versículos tan cortos toda una doctrina mística ("Dí: !Allah! y luego déjalos con sus vanos juegos"); ("La vida terrena no es más que un juego").

Frente a los debates suscitados por los teólogos musulmanes acerca del carácter "creado " o "increado" del Corán, Schuon considera:…"el intelecto puro es el Corán inmanente; el Corán increado es el Intelecto divino; este último se cristaliza en la forma del Corán terrenal, y responde objetivamente a esa otra revelación que es el intelecto humano…."

Respecto a lo que se considera el primer artículo de la profesión de fe islámica, la Shahada , que es la unicidad de Dios, y que a juicio de los orientalistas occidentales es una defensa de la Omnipotencia de Dios que sobrepasa los límites más externos, Schuon lo divide en dos partes: "No hay divinidad fuera de la única divinidad" ( la ilah illa-l-lah á) y "Mohammad es el enviado de la divinidad" ( wa Muhammad rasul allah (. Para él son dos niveles de realidad1: ….”lo absoluto y lo relativo, la causa y el efecto, Dios y el mundo. La primera de estas dos certidumbres es que ¨sólo Dios es¨ y la segunda que ¨todas las cosas están vinculadas a Dios¨. El mundo está ligado a Dios desde el doble punto de vista de la causa y el fin: la palabra ¨Enviado¨, en la segunda Shahada, enuncia, primero una causalidad y después una finalidad; la primera concierne particularmente al mundo, la segunda al hombre….."

Otra proposición fundamental del Islam es la Básmala y que aparece al principio de todas las suras excepto en una que se considera continuación de la anterior. Es la fórmula de la consagración: "En el nombre de Dios, el infinitamente bueno, el siempre misericordioso ÈÓã Çááå ÇáÑÍãä ÇáÑÍíã"

Esta fórmula, es una abierta declaración de Tawhid ÇáÊæÍíÏ . El Tawhid es la quintaesencia del Islam, su pilar y el eje entorno al que giran todas las enseñanzas del Corán y la Sunna. La simple mención de la palabra "Allah" alude a todo ello, se lo recuerda constantemente al musulmán que no deja de repetir las palabras Bismil-lah ÈÓã Çááå al inicio de cualquier acto al que quiera revestir de trascendencia.

Schuon la define como …" rayo divino y revelador que trae al mundo la verdad de la doble Shahada: la Básmala es el rayo descendente y la Shahada es su contenido, la imagen horizontal que, en el mundo, refleja la verdad de Dios…". En los nombres Rahman ÇáÑÍãä y Rahim ÇáÑÍíã está la divina misericordia frente a la incapacidad humana.

La primera sura del Corán -Al Fatiha Çá0ÇÊÍÉ- 1(la que abre), la introducción, es de una trascendental importancia para los musulmanes, a pesar de su brevedad (siete ayas).

Esta sura -dice Schuon- es el punto de partida de nuestro goce existencial. Dios nos ha dado de antemano la existencia y todas las cualidades que ello implica. Nos da, nuestro pan de cada día. No solamente es el Dios de los mundos, es también el Señor de su fin. En surat al Fatiha está la sumisión al Dios infinitamente lejano mientras que el refugio es el retorno al Dios que está en nosotros mismos, en nuestros corazones.

Respecto al nombre de ALLAH Çááå, Schuon ve en el los aspectos de la trascendencia terrible y de totalidad y a la vez exhala serenidad, majestad y misterio. De su forma geometrica Çááådistingue en la escritura árabe su trazo horizontal y las letras verticales ¨alif y lam¨ y la ultima letra ¨ha´¨ como un círculo llegando a la conclusión de que estos tres elementos de la escritura representan las tres dimensiones …"la serenidad que es ¨horizontal¨ e indiferenciada como el desierto… la majestad que es ¨vertical¨e inmutable como una montaña ; y el misterio que se extiende ¨en profundidad ¨ y se refiere a la aseidad y a la gnosis."

"Si Dios quiere" (in sha’a-Llah Åä ÔÇÁ Çááå) y "Estaba escrito" (Kana maktubßÇä ãßÊæÈ ) son frases utilizadas muy frecuentemente por el musulmán, mediante las cuales éste, reconoce la Omnipotencia y fuerza de Dios, frente a la pequeñez del hombre y su total dependencia y sumisión a Dios. Schuon las relaciona entre ellas como dos fórmulas que nos revelan la gran importancia que adquiere el destino en la vida del musulmán dado que todo viene de Dios y a El retorna.

Enlazando con el tema de la predestinación nos habla de una de las doctrinas más sobresalientes del Corán que es la de la Omnipotencia, es decir, de la dependencia total de todas las cosas respecto a Dios. La Omnipotencia, como todo atributo de actitud o de actividad, tiene su razón suficiente en el mundo y se ejerce sobre él. Dios, "al crear" y "después de crear" es todopoderoso en lo que concierne a su obra pero no en lo que se refiere a lo que provoca la creación y las leyes internas de ésta. " Y Él tiene poder sobre todas las cosas" ( wa Huwa ^ala kulli shay-ín qadír æåæ Úáì ßáø ÔíÁ ^ÏíÑ).

En cuanto a la Sunna ÇáÓäøÉ, considera que tiene varias dimensiones: una moral, una espiritual y otras más. Dentro de la dimensión física tendríamos la reglas de convivencia y decoro en la mesa, las reglas de vestimenta, gestos y saludos islámicos, etc.

La Sunna espiritual, concierne al al "recuerdo de Dios" (dhikr ßÑ) y a los principios del "viaje" (suluk Óáæß). Esta Sunna contine todas las tradiciones que se refieren a las relaciones entre Dios y el hombre.

Frente a la Sunna espiritual aparece la Sunna moral que concierne a las relaciones sociales con todas sus concomitancias

Las palabras de fraude, crueldad y fingir la recepción de mensajes divinos son muy comunes en los estudios occidentales cuando se refieren al profeta Muhammad. Sin embargo más tarde otros estudios intentaron demostrar la sinceridad de Muhammad a expansión de su cordura por autores como Gustav Weil y Spenger. Mientras R. Bell comienza a hablar de la posibilidad de un profeta, Tor Andrae llegó a la conclusión de que era una revelación auténtica y que Muhammad fue un profeta para su época y generación…

La visión de Schuon es mucho más profunda, en Muhammad ve piedad, que es un apego profundo a Dios y absoluta sinceridad, que es una característica de los santos y por supuesto en los mensajeros del cielo. Respecto a los que le reprochan de crueldad, más bien habla de implacabilidad que no tenía a los enemigos como tales sino únicamente a los traidores sin tener en cuenta su procedencia u origen; pues si en ello había dureza sería la dureza misma de Dios.

Acusar a Muhammad de vindicativo no solamente es una gran equivocación acerca de su estado espiritual sino también es condenar a la mayoría de los profetas judíos y a la propia Biblia.

Schuon describe "… el profeta, por su parte , encarna la serenidad, la generosidad y la fuerza… la fuerza es la afirmación de la verdad combativa en el alma y en el mundo…" . Para él las virtudes del Profeta constituyen un triángulo cuyo vértice es la "serenidad-veracidad" y la base está formada por la "generosidad-nobleza" y la " fuerza-sobriedad" .Su alma es esencialmente equilibrio y extensión, está hecha de nobleza y de serenidad.

Schuon en su pensamiento a través de su libro ¨Comprender el Islam¨ define la Vía (tariqa ÇáØÑí^É) como intelección y concentración. Es separar lo real de lo irreal y la respuesta a la verdad que se ofrece a nosotros; la revelación que ha entrado en nuestra conciencia. Al-Iman, Al-Islam, Al-Ihsan tres modos esenciales en que transportan al individuo hacia Dios. Al-iman es la aceptación de la Unidad de Dios; Al-Islam es la sumisión de la voluntad a la Unidad y Al-Iman se convierte en realización y el conocer se convierte en ser.

"…Dios es ¨Luz¨ (nur, äæÑ ), ¨Vida¨ (hayat, ÍíÇÉ ), o ¨Voluntad¨ (irada, ÅÑÇÏÉ ) y ¨Palabra¨ (kalam, kalima, ßáÇã¡ ßáãÉ)". La palabra divina crea y la humana que le responde pues mencionando la palabra divina - Allah- devuelve a Dios. La mención o el recuerdo (dikr,ßÑ ) es el soporte de la concentración; es al mismo tiempo el olvido de sí. La mención o el recuerdo (dikr,ßÑ ) exige humildad, caridad, veracidad e imparcialidad que son inseparables de la naturaleza humana.

 

Observación :

el documento contiene algunas palabras en árabe como apoyo a la trascripción de las mismas. para poder ver las o leerlas hay que seleccionar un tipo de letra árabe.

 

Esta Web está diseñada para verse a una resolución de 1024x768 o superior

Copyright hudaelislam.org © 2009.